Buenos Aires

En 2019, Auth0 se convertía en la empresa más reciente en conseguir el puesto de “unicornio” en Argentina, un término reservado para aquellas startups que alcanzan una valuación igual o superior a 1.000 millonesBasada en Buenos Aires y proveedora de una plataforma de autenticación y autorización para aplicaciones web, móviles y legales, Auth0 llegó al mítico número tras una ronda de inversión en Estados Unidos en donde sumó $103 millones. 

Según el portal Contxto, en Latinoamérica actualmente existen 26 empresas unicornio. Argentina ocupa el segundo puesto con un total de cinco, pero si quitamos a la líder Brasil de la ecuación (que reúne 14) y nos enfocamos en el mundo hispanohablante, Argentina no solo toma ese primer puesto, sino que lleva una ventaja significativa con México, que viene detrás con tan solo dos empresas unicornio. 

Es difícil identificar exactamente qué hace a Argentina, en específico Buenos Aires, un centro de innovación y oportunidades tan atractivo y dinámico. Si bien se trata de un país que afronta unos desafíos económicos particulares, casos de éxito como el Auth0 siguen apareciendo, y la innovación no parece detenerse. Este año, Argentina se situó como el tercer hub de tecnología más atractivo de Latinoamérica, por detrás de Brasil y Chile. Si bien afronta obstáculos como la alta burocracia y el tamaño de su población, se considera uno de los ecosistemas de mayor crecimiento en la región. La ciudad de Buenos Aires actúa como hub de la nación, seguida de Córdoba y luego Mendoza. 

Prometedora innovación 

El atractivo de para el sector TIC en Buenos Aires no es para menos. Es una ciudad de innovadores donde muchas startups han destacado y están marcando pauta no solo en Latinoamérica, sino a nivel mundial. Esta mentalidad global no es casualidad: Buenos Aires es una metrópolis bulliciosa y multicultural, por lo que no sorprende que sus jóvenes empresarios tengan una perspectiva internacional. La capital tiene un alto nivel de educación y talento, nutrido por un ecosistema de aceleradores y jugadores de riesgo que incluyen NXTP LabsKaszek Ventures y Quasar Ventures, entre otros. No es menos importante resaltar que la Ley de Emprendedores ha ayudado al sector, gracias a los incentivos fiscales que ofrece. 

De este ecosistema es de donde han salido esas famosas empresas unicornio. Esas gigantes que necesitan poca introducción pero que igual deben ser nombradas, casi por obligación: Despegar, MercadoLibre, Globant, OLX y la ya mencionada Auth0. Según expertos, otras vienen en camino: UaláSatellogicAgrofyTechnisys y Etermax se catalogan como “futuros unicornios”, según datos de Arcap. 

Lejos de las gigantes existen otras empresas que han dado que hablar y que han nacido en el actual ecosistema de startups. Compañías como la e-commerce Bambox, la edtech Blended o la oferta de cursos y formación de Coderhouse. También se encuentran Emi Labs, un asistente de AI para RRHH; Increase, una fintech con respaldo de Google; Trideo con su sistema de impresión 3D y la fintech enfocada en finanzas personales, Ualá. 

Algo es seguro: Buenos Aires es tierra fértil para el desarrollo emprendedor y en los últimos años Argentina se ha destacado internacionalmente por ser cuna de muchas empresas tecnológicas de relevancia global. Tan solo en 2018 se crearon 2.000 empresas nuevas en la ciudad. 

Espacio para crecer 

Uno de los mayores desafíos que presenta Buenos Aires, y Argentina en general, tiene que ver con el capital humano en el sector TIC. Si bien el sector sigue presentando nuevas oportunidades y emprendimiento, la disponibilidad de profesionales no está a la par. De acuerdo con Prince Consulting, el total del Capital Humano TIC en Argentina en 2018 fue de 432.300 mil posiciones, lo que representa un 2,1 % de la PEA estimada por el Banco Mundial (19,9 millones). En países líderes del sector, este número suele ser el doble. Esto significa que Argentina sigue siendo un campo lleno de potencial para aprovechar, lo que da el paso a búsquedas de profesionales más especializadas. 

En los últimos años el faltante o la demanda insatisfecha, está teniendo un cambio. escribe el Dr. Primero, “las universidades, institutos, cámaras y organizaciones de la sociedad civil, así como diversas áreas de gobiernos nacionales y municipales, han promovido e implementado una mayor promoción de las carreras STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Computación por sus siglas en inglés), y muy particularmente (o con más éxito relativo) de programadores y desarrolladores de software. Así se ha incrementado la oferta de técnicos y de personal capacitado en la temática y por lo tanto, la brecha o demanda insatisfecha se ha reducido”.